carrito de la compra

Revisar y formalizar

D.O. Rueda

Uva + clima + tierra

A orillas del Duero y sus afluentes Trabancos, Zapardiel y Adaja se forma el llamado triángulo de oro. En el corazón de Castilla y León, 74 municipios de Valladolid, Segovia y Ávila con unas condiciones naturales excepcionales para producir vinos de alta calidad reconocidos en el mundo entero.

La D.O. Rueda es el resultado del clima, carácter y amor a la tierra de esta tradicional zona vitivinícola.

La uva

verdejo

La uva Verdejo, insignia de estos vinos, se encuentra desde hace siglos en la D.O. Rueda, posiblemente desde el reinado de Alfonso VI allá por el siglo XI.

El aroma y el sabor del Verdejo tiene matices de hierba de monte bajo, con toques afrutados y una excelente acidez. Proporciona grandes vinos blancos gracias al volumen del extracto, un característico amargor que le aporta la originalidad por la que son reconocidos.

Clima

cuestión de contrastes

Tierras llanas entre los 700 y 800 metros de altitud, que soportan inviernos largos y fríos, primaveras cortas con heladas tardías y veranos calurosos y secos. Estas circunstancias obligan a las cepas a buscar agua en lo más hondo del subsuelo.

La vegetación brota tardíamente, con podas hasta en el mes de abril. Las lluvias raramente alcanzan los 500 litros anuales, antiguamente, al finalizar el invierno, se hacía una excavación alrededor de la cepa para concentrar el agua de la primavera y a principios de verano se llegaba a enterrar hasta la mitad para evitar la evaporación. Hoy en día, gracias a las mejoras en el cultivo y con la incorporación del riego por goteo se han eliminado estas prácticas.

La diferencia de temperaturas entre el día y la noche son el secreto de su sabor, el azúcar ganado con el sol se compensa con la acidez no perdida en las frescas noches. Las cepas soportan una exposición solar de hasta 2.600 horas anuales, una cantidad que sería excesiva si no fuera por la maduración tardía de su uva.

Atendiendo a la latitud, la D.O.Rueda estaría enclavada en el arco mediterráneo pero debido a su altitud se le considera de influencia continental.

Suelo

terrenos pedregosos

Suaves relieves y vertientes sometidas a los vientos atlánticos. En los márgenes del río Duero y sus afluentes Trabancos, Zapardiel y Adaja se concentran amplias terrazas aluviales y dilúviales, tierras pardas, ricas en calcio y magnesio, permeables, sanas con textura que varía de arenolimosa a limosa.

Los mejores viñedos se asientan en los terrenos "cascajosos", suelos pardos sobre depósitos alóctonos pedregosos, de buen drenaje y con un pH que oscila entre el 7 y el 8.